Para ti!

Como las ramas de un árbol, crecemos en distintas direcciones, pero nuestra raíz es una sola. Así la vida de cada una siempre será una parte esencial de la vida de la otra.