La brújula


“Ten el coraje de seguir a tu corazón y a tu intuición. De algún modo él ya sabe lo que realmente quieres llegar a ser”.- Steve Jobs

IMG_2956

El tiempo….

…Me consume, hace que cada día vea las cosas de forma distinta…

… hace que me busque distracciones de la realidad de éstos.

El tiempo hace que vea la soledad cerca a la par que lejos…

 

Aquí el tiempo es extraño, quizás como esta época:

Amanece soleado y conforme pasa el día cae la mayor tormenta del planeta. O por el contrario al abrir las cortinas no se ve más allá debido a la niebla, pero conforme va pasando el día, el sol reluce y me tengo que proteger de los fuertes rayos que emite.

Estar en la mitad del mundo hace que esté dividida en dos partes, una que te muestra lo diferente que puede llegar a ser la vida y otra que te enseña lo alejado que estás de ella.

Quizás estos cambios de clima, quizás la altura me están volviendo un poco majara y no se ni dónde estoy ni hacia donde voy. La brújula se me cayó hace un tiempo y cuando la recogí el norte se había movido unos grados y el sur ya ni recuerdo hacia donde se dirigía.

Miro al sol intentando orientarme pero en ese momento aparece una nube que lo tapa y como si fuera una cobija hace que todo se oscurezca y sólo quiera estar así, debajo de ella mirando al infinito sin saber dónde, cómo, ni cuándo perdí el rumbo de mi vida.

IMG_5088

Ayer amanecí muy temprano, al abrir las cortinas no había nubes, no había niebla, no había sol. Sólo un manto de estrellas que aún cubría el horizonte me animaban a salir a la calle a pasear.

Me vestí, cogí mi abrigo, el paraguas y salí a dar un paseo sin rumbo ni dirección. La brújula la había perdido por lo que sólo podía caminar.

Conforme fui caminando me di cuenta que siempre se llega a algún lugar, no hace falta planear ni saber paso a paso donde quieres llegar. Aunque la brújula está perdida, hoy al salir a caminar descubrí un nuevo lugar, una nueva forma de ver las cosas. Así que regrese a mi casa, retiré la cobija del sofá y comencé a mirar al horizonte desde otra perspectiva.

Aprendí a orientarme sin rumbo, a mirar sin tener una meta.

Aprendí que la soledad sólo hace que te encuentres más confortable contigo, que si tú quieres puedes y si no alguien hará que puedas.

Aprendí que los charcos están para saltarlos, y si quieres entrar dentro chapotea para salir de él. Pero antes diviértete de la experiencia de estar dentro. Así siempre lo recordarás con una sonrisa.

Deja que las cosas sucedan, mira a tu compañero como quieres que te vean y si te ves mal no pienses que también él te ve mal. Siempre te sorprenderás de lo que realmente piensan de ti o de lo que tú piensas de los demás.

En definitiva, aprendí a escuchar al tiempo, a considerarlo como un compañero de viaje y sobre todo, aprendí que la vida es eso subir, bajar, sonreír, llorar, aprender, disfrutar, desilusionarse, descubrir. Pero sobre todo la vida, es no perder la esperanza y siempre mirar al horizonte porque la vida está para vivirla y sobre todo para dejar que te sorprenda.

IMG_2735

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.- Walt Disney

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s